lunes, 1 de agosto de 2011

Los mismos de siempre

Me entusiasma la lírica de los griegos arcaicos y su modernidad. En sus poesías hablan de los problemas, emociones, sentimientos de los que continúan hablando nuestros poetas. Solía admirarme de ello: tantos siglos de distancia pero ¡qué poco hemos cambiado!

Corazón, corazón, si te turban pesares
invencibles, ¡arriba!, resístele al contrario
ofreciéndole el pecho de frente, y al ardid
del enemigo opónte con firmeza. Y si sales
vencedor, disimula, corazón, no te ufanes,
ni, de salir vencido, te envilezcas llorando
en casa. No les dejes que importen demasiado
a tu dicha en los éxitos, tu pena en los fracasos.
Comprende que en la vida impera la alternancia

Arquíloco.

(Ferraté, J.: Líricos griegos arcaicos, Acantilado, Barcelona, 2000.)

1 comentario:

  1. En efecto, pensemos en una botella de agua.lo no bebido en momentos en los que podría haber bebido más; puede calmarnos la sed en momentos peores.

    ResponderEliminar