sábado, 27 de febrero de 2010

Un día en su vida



Ella no tiene miedo. Ya no ¿Para qué? Va haciendo planes futuros que luego olvida al tercer paso que da. Planes de una vida mejor. Planes para los hijos que nunca tendrá, para la casa en la que nunca vivirá, para el hombre al que nunca encontrará. De un lado al otro de la calle. Siempre esa misma calle, con distintos nombres y distintos edificios. Esa misma calle, aunque con diferentes carteles de colores.
Todos los días llueve. Llueve incluso dentro de su camisa, de sus ojos, de sus uñas. Incluso cuando sale el sol sigue lloviendo. Cuando vuelve, con el alma empapada, ya sólo tiene ganas de meterse en cama... y soñar.

1 comentario: